Hiromitsu Katō, belleza y el lado oscuro del cerezo. – Contactojapon.com

Hiromitsu Katō, belleza y el lado oscuro del cerezo.

Hiromitsu Katō, belleza y el lado oscuro del cerezo.

Podemos decir que el cerezo es la raíz del arte de Katō, pero también lo es de la propia cultura nipona. Curiosamente, el pintor no representa el árbol en su totalidad, sino que se centra, de manera atrevida, en sus flores. Los japoneses, que practican el sintoísmo, son capaces de ver el misticismo incluso en un simple pétalo…

 

Satoru Yamada, crítico de arte de la Asociación Española de Críticos de Arte (AECA).

A comienzos de 2019 la Galería Kitai (Tokyo), con la colaboración del Centro Cultural Hispano Japonés y la Universidad de Salamanca, presentó una exhibición individual del artista plástico japonés Hiromitsu Katō. En el marco de la visita que este artista hizo a Madrid, y por iniciativa del crítico de arte japonés Satoru Yamada, tuvimos la oportunidad de conversar sobre su obra, su inspiración, y de cultura japonesa.

 

Contactojapon.com (CJ). Decidió dedicarse a la pintura por la impresión que le causó una exhibición de una galería a la que entró por casualidad en Sendai. ¿Qué se exhibía allí, y por qué le emocionó tanto?

Hiromitsu Katō (HK). Desde pequeño he sentido atracción por el arte, pero fue a los 18 años cuando decidí que quería dedicarme a la pintura. Sin embargo, no sentía conexión con la pintura al óleo, y lo mismo me sucedió con la escultura y el diseño. Quería dedicarme al arte pero tenía muchas dudas sobre el camino que debía tomar.

Al finalizar el período Edo, Japón decide abrirse al mundo en lo que se conoce como Restauración Meiji. En ese momento aparecen en la pintura japonesa dos grandes corrientes: una con raíces en el arte chino que se instauró en Japón a partir del siglo VII, inspirada en los paisajes con tinta china (Sumi-e); y la otra, bajo la fuerte influencia de la pintura europea al óleo. Sin embargo, en el liceo sólo nos enseñaron la historia del arte europeo, lo que me permitió conocer la obra de El Greco, Goya, Velázquez, Tapies, Picasso, Miró. Pero por otra parte, increíblemente, no conocíamos del arte antiguo japonés, ni siquiera nuestros profesores; por lo cual sentía un gran vacío de información, temas, técnicas e inspiración para expresarme como necesitaba hacerlo.

Y entonces ese día, al entrar a esa exhibición de arte tradicional japonés (nihonga), quedé absolutamente maravillado. Fue un descubrimiento impactante, comencé a estudiar, a investigar, a aprender esa técnica, la historia del estilo, la vida de los artistas. Y todo esto me inspiró a tomar este camino, que comencé desde la escuela básica de dibujo y pintura, aprendiendo desde el principio, hasta conocer muy bien los materiales y las técnicas de la pintura tradicional japonesa, y hacer la especialización en la Tama Art University.

 

CJ: Un rasgo interesante de los japoneses es fijarse más en lo que no se muestra que en lo explícito. Y en la reseña que le hace Satoru Yamada, cita a Kajii Motojiro: la raíz del cerezo (lo que no se ve) chupa el humor del cadáver de hombres y animales… ¿Cuáles elementos ajenos a la pintura influyen más en su obra?

HK: me gusta escuchar música mientras trabajo en mi atelier, clásica europea, música vocal, jazz, soul, diversos géneros que en efecto me inspiran. También me inspiro en la lectura de novelistas japoneses, y me gusta salir para hacer bocetos de las flores y los paisajes que me rodean, pero no como observador externo, más bien sintiéndome parte de la naturaleza. Busco fusionarme con el paisaje, integrarme con lo que me rodea, siguiendo el principio zen de uno con el todo.

En el arte europeo, específicamente cristiano, no vamos a encontrar por ejemplo sólo una flor o un árbol. En una pintura occidental se incluyen una cantidad de elementos en cada obra, un paisaje con montañas, ríos, caseríos completos. Una narración con animales, personas, puentes, naturaleza, toda como una historia contemplada desde una ventana.

En el pensamiento japonés, particularmente en el sintoísmo, todo lo que existe tiene alma. Un lago, una flor, un hombre, un espejo, cada existencia tiene alma. Esto es considerado incluso en la museografía o en la distribución de las obras en una exhibición. En un museo europeo podemos ver varias obras, incluso de distintos artistas en la misma pared. En una exhibición japonesa, el espacio asignado respeta cada obra, se separa notablemente una obra de otra. Un cuadro puede estar solo en toda una pared, el espacio a su alrededor se considera también parte de la obra. Hablamos del ma, el vacío, el silencio que es parte importante de toda creación y manifestación de existencia, que no se puede ignorar en el arte y la filosofía japonesa. El espacio dentro y alrededor de la obra, permite al espectador su propia lectura. La misma importancia la damos al detalle, a un fragmento. Tiene vida.

 

CJ: En una presentación de Satoru Yamada explica que los japoneses se sienten atraídos por la hermosura de la vida del cerezo, porque instintivamente sienten la existencia de la muerte detrás de su belleza. ¿A qué se debe la persistencia del cerezo en su obra?

HK: Desde siempre los japoneses hemos sentido una fascinación por la flor del cerezo (sakura). No sólo por esta flor, sino por la naturaleza en general. Esta flor nos trae muchos recuerdos. En una de mis obras represento un sakura de noche, y un coleccionista me preguntó por qué la oscuridad, y por qué los japoneses nos sentamos al pie de los cerezos a tomar alcohol y contemplar estas flores. Fueron dos preguntas que no supe responder, porque existen muchos motivos, pero es algo que está en nuestra tradición, desde tiempos antiguos.

Todos los años, a finales de abril, los japoneses nos reunimos para contemplar los cerezos en flor, hanami, durante el día, con compañeros de estudio, trabajo, o en familia. Antiguamente también se practicaba la contemplación de los cerezos en flor pero de noche. Se colocaban pequeñas antorchas al pie de los árboles, y se interpretaba música tradicional y teatro Noh. Hay muchas historias a partir de esta actividad, pero el sakura es parte de la cultura japonesa, de la filosofía del bushidō, del ideal del Samurai, 綺麗に咲いて、あっという間死ぬ, kirei ni saite, atto iuma shinu: florecer hermosamente, morir pronto.

Sendai, mi ciudad natal, en la provincia de Miyagi, es muy famosa por los paisajes y por sus cerezos, que no he dejado de contemplar desde niño, han sido parte de mi vida. Por eso el árbol de cerezo tiene tanta importancia en mi producción artística.

 

CJ: Maestros de la pintura occidental que más admira.

HK: Nuestra educación escolar se centró en el arte europeo, y aunque me gustaban muchos artistas, de algunos de ellos me interesé mucho más por su forma de ver o vivir la vida, que por su obra artística. Admiro la obra de Miguel Ángel, Fra Angelico, Tintoretto, y otros de la escuela veneciana. De España, El Greco, a mi gusto mucho más interesante que Picasso. Murillo, Velázquez, una maravilla. Y más recientes, Antonio López, Tàpies.

CJ: Artistas japoneses por quienes guarda especial interés.

HK: Debo confesar que no estoy muy pendiente de otros artistas, quizás demasiado enfocado en mi propio trabajo. Pero si tengo que mencionar algunos, Hayami Gyoshū (速水 御舟, 1894 – 1935 ), uno de los fundadores de la Academia de Bellas Artes de Japón, representante del estilo nihonga de comienzos del siglo XX. Cuando decidí dedicarme a la pintura, fui a su tumba a rendirle homenaje. Otro, Senju Hiroshi (千住博, nacido en 1958), igualmente exponente del estilo nihonga, famoso por usar las cataratas como tema.

 

Hiromitsu Katō en su estudio:

Con Hiromitsu Katoh san en el café del Museo Thyssen-Bornemisza, en Madrid el 5 de febrero de 2019.

Descanse en paz Katoh-san

REFERENCIAS:


¡Click en el logo y únete a nuestra comunidad!Byron Barón Valero. MA Tokyo National University of Arts (beca del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón). Fundador de contactojapon.com, para la enseñanza de la lengua y cultura japonesa.

Deja un comentario

¿Te dedicas a una carrera creativa?

¿Buscas ideas, contactos, inspiración?

¿Necesitas llevar tu trabajo a otro nivel?

Japón, un buen impulso para tu carrera

Si puedes crear y desarrollar una idea, también puedes hacer realidad tu viaje a Japón

¿o no? Y queremos acompañarte en el camino. Descarga tu guía de introducción al japonés, el primer paso para ese gran viaje: